Tu capacidad intelectual es nula

¿Honor? Ja…

En otoño de 2003 elegimos, los catalanes, ciudadanos soberanos, los miembros de un Parlament que redactaron una reforma del Estatut y votaron mayoritariamente a favor. Pero como sabían que tenía que ser refrendado por esos mismos ciudadanos, y ya se sabe que, además de soberanos, son incapaces intelectualemente de saber, no sólo si les conviene o no, si no de discernir si es constitucional o no, en el Congreso de los Diputados (también elegido por ciudadanos soberanos), se encargaron de realizar una primera poda.

Y llegó el referéndum en junio de 2006, aquél en el que los ciudadanos soberanos, ciudadanos de los cuáles emanan los poderes del Estado, aprobaron mayoritariamente la reforma. ¿Por qué se refrenda si ya se sabe que no todos los ciudadanos son versados en leyes? Pues porque son soberanos, porque ellos son los que deciden cómo regularse: la ley debe adaptarse al ciudadano, no el ciudadano a la ley.

Y llegó el recurso al Tribunal Constitucional. Este órgano político, por tanto elegido indirectamente por la ciudadanía soberana, es necesario en democracia. Sí. No todos los diputados son versados en leyes (aunque deberían serlo) y los jueces se pueden equivocar porque los jueces no son la Justicia, sólo son un instrumento. ¿Se pueden equivocar los miembros del TC? No deberían, pero puede pasar. Pero este no es el caso que nos ocupa, pues cuando una ley está refrendeda por la ciudadanía soberana, que elige al TC; cuando los miembros han de ser renovados y no se efectúa tal renovación (incluso no se ha sustituído a uno de los miembros que falleció); y cuando es una ley de leyes en un territorio que se está desarrollando desde hace 4 años sin que hayan habido incidentes, el TC debería mirarse “muy mucho” qué tipo de sentencia adversa dicta ya que es posible que no tenga ningún sentido ni teórico ni práctico el recortar el texto estatutario.

Pero hay una cuestión más: el Tribunal Constitucional, desoyendo el resultado del referéndum, ha incumplido el art. 18 CE: si considera que lo que se votó mayoritariamente y en su totalidad es inconstitucional y, por tanto, 6 millones de personas no eran capaces, y únicamente 10 sí lo son, de discernir qué era legal de lo que no, entonces no me garantiza el derecho al honor, me están insultando.

Joan Julibert i la seva mirada particular d’avui

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s