Comparando escenas (2)

Los Oscar del año que viene tiran la casa por la ventana y, para muestra, la concesión del honorífico: se lo han concedido a tres personas a la vez, algo extraño pero, según se mire, incluso justo.

Uno de los galardones será para el actor Eli Wallach. Y no podía dejar pasar esta oportunidad para el feo del mundo de l cine. Lo de feo no lo digo con intenciíon peyorativa, ya que fue él quien se encargó de encarnar a este personaje, con el nombre de Tuco, en El bueno, el feo y el malo. Y pocos habrán que digan, una vez vista la película, que más de la mitad del valor meritorio de la misma es gracias a su interpretación. Sí, Eastwood y Cleef también están bien, pero correctos como siempre: Eastwood necesitaba un poco más de expresión y Cleef, con esa cara que tenía, tampoco le era muy difícil ser el malo. Así que lo dicho, el mejor, para mi, Wallach.

Listen Blonde…

Y como aquí comparo escenas, en esta ocasión lo haré utilizando una de este western y otra de la que probablemente es la segunda película más conocida en las que haya trabajado Wallach: El Padrino III. Si comparamos con el resto de la trilogía, pues sí, esta la peor. Si comparamos con el resto de cine, pues la valoración determina que es una película mucho más que simplemente decente. En cuanto a las interpretaciones, una sobresale del resto del reparto: Andy García. Lograr un personaje que reúna en uno solo detalles de Michael, de Sonny y de Vito era muy complicado, y él pudo hacerlo. Pacino, Keaton y Wallach actúan pues como siempre, genial, pero no como nos habían acostumbrado (al menos los dos primeros) en las otras dos partes. Wallach interpreta aquí a un capo que, que como pasa siempre, sin querer decirlo pero insinuando, desearía que Michael se retirase…

Bienaventurados…

Hay dos escenas muy parecidas en esta película. Y no hay que ser muy listo para comprender que Coppola quiso homenajear de alguna forma, ya que estaba trabajando con Wallach, la película de Leone. En el primer fotograma, Tuco, el feo, desconfía del banquete que le ha preparado Sentencia, el malo, y entonces, Van Cleef mete su cuchara en el plato y se traga lo que ha cogido . En el segundo fotograma, don Altobello desconfía de los dulces que le regala, por su cumpleaños, Connie Corleone; como quien no quiere, Wallach se los da a probar a Shire y ella les da un pequeño mordisco.. si no habéis visto ninguna de estas dos películas, os voy a dejar con la duda de si alguno de estos manjares está realmente envenenado…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s