En el Rancho Grande, le pedíamos a Dios…

Psicoanalicemos Barcelonas, Nueva Yorks y corazones que se van. Rotondas que bien merecen un vídeo. Cena multitudinaria (en cantidad y calidad). Lost en Bailando con Lobos (a falta de café, buenos son unos cocos). Guitarras que tomben, tomben, tomben. Amanecer soleado mientras se descubre un olivo.

 

Ratones, serpientes y águilas masajeando espaldas. La noviolencia, la verdad y el amor en un campo de tennis.

Tres collages estacionales. De la mesa a los brazos. Ciegos que corren. Demasiadas huelgas de hambre. ¡¡5… 4… 3… 2… 1… 0!! Nuestros sueños están más allá de alambrada electrificada. Colchonetas para entrar a bases militares. “Voy a ser bestia…” Huevos más resistentes que porras. Tortillas más resistentes que porras. Spaghettis más resistentes que porras. Caballos y perros nobles. De Nashville a Oyambre. Voces que vuelven y emocionan. Allá en el Rancho Grande, allá donde vivíamos. Masaje en el túnel de piernas. Histeria histérica. Disturbios en en el Salón Infantil. Nadando hacia el Peñón. Catálogo de prisiones. Un abrazo ¿un qué? Un beso. Muchos abrazos ¿muchos qué? Muchos besos. Sólo le pedimos a Dios que la guerra no nos sea indiferente.

Y todo ello amenizado con diferentes formas de aplaudir…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Paz y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a En el Rancho Grande, le pedíamos a Dios…

  1. Don Diego, de la Vega, Anthony Hopkins…

    Tus palabras lo fuero resumiendo:
    Ya un olivo, árbol de paz,
    haciendo de columna de la puerta eléctrica de una Cárcel.
    Ya noches cortas sazonadas con canciones antiguas.
    Ya las 7 vidas del gato…
    …o ¿debo decir? del Paco…

    Aunque te hicieron falta los policías temerarios, ocultos en pañoletas rosa,
    en chaquetas verdes de invierno,
    con sus porras de papel, para acariciar las protestas.

    Con todo, tu resumen captó el momento.
    Y yo me quedo contento,
    de que, finalmente,
    Barcelona se interpuso en mi camino a Nueva York.

  2. Walter dijo:

    beh Diego, que decir..tu escrito me emocionò. estoy totalmente de acuerdo con Juan cuando dice que captaste el momento.

    pero nadie pensò en Steven? todavia creo que siga en el parque de la base militar donde hicieron el pic-nic…Por Dios, que alguien le ayude…

    ciao familia

  3. maya dijo:

    emocionada.

  4. mariona dijo:

    preciós…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s